Los compuestos a base de carbono son la base de nuestro mundo moderno, pues son la columna vertebral de la mayor parte del material de uso común en todas las industrias. El problema es que hoy en día este carbono se obtiene de combustibles fósiles, lo que provoca un fuerte impacto medioambiental, ¿qué pasaría si dejáramos de explotar las fuentes fósiles para obtener productos esenciales de carbono? 

Oxtron es una firma de CleanTech que ofrece una solución integral y adaptable para gestionar el impacto ambiental a través de un servicio tecnológico que permite medir la huella de carbono de las empresas y tiene una respuesta concreta: Aprovechar el CO2 residual.

La función industrial es medular para la economía mexicana, pues en la mayoría de los sectores fungen como proveedores de servicio o como consumidores, por lo que son fundamentales para impulsar la reducción de emisiones de efecto invernadero; al implementar tecnologías de uso eficiente de materias primas residuales de carbono no solo pueden medir sus emisiones, sino que también les es posible almacenarlas y comercializarlas.

La solución de descarbonización de Oxtron proporciona los conocimientos, las herramientas y el apoyo que muchas empresas con procesos industriales necesitan para aprovechar al máximo la captura de sus emisiones inevitables.

De acuerdo con una publicación del Universidad Autónoma del Estado de México, 83% del CO₂ generado por las empresas se da en la etapa de uso, puesta en marcha y mantenimiento de sus operaciones, puesto que se requiere una gran cantidad de energía y productos para que los procesos funcionen; por ejemplo, energía para iluminación, aire acondicionado, calefacción, calentamiento de agua, energía para electrodomésticos, refrigerantes para aire acondicionado, entre otros.

Al ser un elemento mayoritario en todos los procesos, el carbono se convierte en una mina de oro a la espera de ser aprovechada, pero, ¿cómo?

Oxtron proporciona a las empresas un conocimiento profundo de los puntos fuertes y débiles relacionados con su rendimiento en materia de carbono. Esta es la línea de base a partir de la cual las empresas pueden impulsar mejoras e incluir medidas de captación y reducción de su huella de carbono». Jazmín Salazar, CEO y fundadora de Oxtron

«Pero el proceso no se detiene ahí, vamos un paso más allá al brindar la oportunidad de transformar el CO₂ en una materia prima útil para la producción de los químicos, materiales y combustibles más usados del mundo; todo a partir de las emisiones de las mismas empresas”, comparte Salazar. 

El proceso de captura y purificación de Oxtron comienza conectando sus equipos directamente a las chimeneas o fuentes estacionarias de las empresas. Esta conexión permite que los gases que normalmente se emitirían a la atmósfera se redirijan al sistema Oxtron. Una vez que los gases entran en el sistema, comienza la fase de purificación.

Durante esta etapa, se depuran materiales nocivos como el hollín, la grasa y las cenizas. Además, se elimina el sulfuro de hidrógeno. El CO₂ resultante se purifica y presuriza, quedando listo para su almacenamiento o uso.

La tecnología de captura de carbono de Oxtron ofrece una serie de aplicaciones clave que pueden transformar la industria mexicana y contribuir significativamente a la reducción de las emisiones GEI. A continuación se destacan algunas de las aplicaciones más relevantes.

Productos químicos: La purificación de CO₂ de Oxtron permite obtener materias primas a base de carbono para la producción de diversos productos químicos. Algunos de los productos clave incluyen:

  • Combustible diesel y gasolina: Se ha demostrado que es posible convertir el CO₂ atmosférico en combustible diesel y gasolina, lo que representa un enfoque prometedor para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.
  • Etanol y biodiésel: Estos biocombustibles se obtienen a partir de materias primas de biomasa que capturan el CO₂ atmosférico a través de la fotosíntesis.
  • Metano.
  • Metanol.
  • Gas de síntesis (Syngas).
  • Materia prima y reutilización.

Además de las aplicaciones mencionadas, la solución de Oxtron permite a las empresas emisoras obtener una materia prima consistente en gas purificado y presurizado. Esta materia prima puede almacenarse y venderse a otras industrias, creando nuevas oportunidades de negocio y diversificando las fuentes de ingresos.

El enfoque de Oxtron no se limita a reducir las emisiones, sino que también se centra en convertir estas emisiones en activos valiosos para las empresas. Este enfoque único puede abrir nuevas perspectivas para las empresas mexicanas, permitiéndoles avanzar hacia un futuro más sostenible y rentable.

Redacción
barbara.mundoplastico@gmail.com