El continuo crecimiento de las ciudades ha desencadenado desafíos significativos en la movilidad, agravando la expansión de la mancha urbana y elevando la urgencia de soluciones tecnológicas sostenibles, para enfrentar el cambio climático. En este sentido, la electromovilidad emerge como un pilar fundamental para abordar estos desafíos, especialmente en el sector del transporte de la última milla.

En México, según las proyecciones de la ENME (Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica), la electrificación del transporte (electromovilidad) contribuirá a una reducción acumulada de 30 millones de toneladas de dióxido de carbono, equivalente de aquí a 2030. Estas estimaciones son un indicativo del impacto potencial que puede lograrse con la adopción masiva de soluciones logísticas sustentables.

La logística de la fase final en la entrega de productos al consumidor, es un componente crucial en la cadena de suministro. En un mundo donde la sustentabilidad es cada vez más relevante, el transporte en la última milla se encuentra bajo una presión creciente para reducir su huella ambiental. Entre las múltiples consideraciones que afectan la sustentabilidad en esta etapa, el control de temperatura juega un papel vital.

La integración de soluciones conectadas en el transporte eléctrico y la expansión de la electromovilidad en la última milla es fundamental para afrontar los retos presentes y futuros de la movilidad en las ciudades.

Monitorear y regular la temperatura durante el transporte se vuelve fundamental, los contenedores y vehículos con sistemas de refrigeración, sensores de temperatura y monitoreo en tiempo real, garantizan que los productos sensibles a la temperatura se mantengan dentro de los rangos específicos, asegurando su integridad y reduciendo costos, además de mejorar el rendimiento de la unidad y mejorar la competitividad de las empresas en un mercado cada vez más responsable con el medioambiente.

Como parte de nuestro compromiso con la sustentabilidad y para proporcionar soluciones eléctricas orientadas a reducir las emisiones de carbono, creamos la nueva serie E, diseñada 100% para vehículos eléctricos. Estos equipos se conectan directamente a la batería del vehículo, maximizando el rendimiento y minimizando el consumo de energía. Mediante la tecnología de inversor personalizada y un compresor de refrigeración de velocidad variable, es posible mantener un control de temperatura preciso, con un consumo de energía notablemente reducido”. José Carlos Gómez, director comercial LAR Norte para Thermo King

“Cabe mencionar que, en nuestra región, ya contamos con proyectos implementados y funcionando en las calles de Colombia, México y Brasil, contribuyendo así, a alcanzar las metas de sustentabilidad trazadas”, agrega el directivo.

Te podría interesar: Evergo: Primer aniversario posicionando a México como referente de movilidad eléctrica en la región

El auge de la electromovilidad, la serie E y otras soluciones de control de temperatura en el transporte, representan un paso significativo hacia un futuro donde la movilidad urbana no solo sea eficiente, sino también respetuosa con el medio ambiente. Estas innovaciones responden a las necesidades actuales y establecen un estándar para la movilidad sustentable y eficaz en las ciudades en constante evolución, contribuyendo de manera significativa a la reducción de emisiones de carbono.

La electromovilidad y las soluciones de control de temperatura en vehículos eléctricos, destinados para la distribución y entrega final, desempeñan un papel fundamental en la eficiencia operativa y la calidad de los productos entregados, pero también, tiene un impacto positivo en la sustentabilidad ambiental en entornos urbanos, al reducir emisiones de CO2.

Redacción
barbara.mundoplastico@gmail.com