Con la pandemia, la educación superior se transformó, haciendo que los estudiantes experimentaran un proceso educativo distinto y a distancia. Esta generación está a punto de graduarse y entrar al mundo laboral real, lo que nos lleva a preguntarnos qué buscan las nuevas generaciones al elegir una carrera y una institución universitaria.
 
Entre las principales inquietudes de la Gen Z al elegir una carrera, se encuentran la innovación y la transformación digital, que incluyen el uso de inteligencia artificial, macrodatos, computación en la nube, blockchain, realidad virtual y aumentada, entre otras. Estas tecnologías permiten que los alumnos mejoren los resultados de su aprendizaje y personalicen sus experiencias al estudiar.
 
Los jóvenes desean educación y empleo para un futuro mejor. Las habilidades educativas y la empleabilidad son solo algunas de las necesidades esenciales de los estudiantes en busca de una vida mejor.

«Estamos por iniciar un nuevo ciclo escolar; para las instituciones universitarias es prioridad identificar las esperanzas y aspiraciones de los jóvenes y lo que necesitan para mejorar su vida en camino hacia un futuro próspero y sostenible. Tras la pandemia, los jóvenes ya no solo se conforman con estudiar una carrera, ahora buscan universidades en las que puedan aprender habilidades esenciales y, al mismo tiempo, encontrar un futuro que ofrezca un equilibrio saludable entre la escuela y su vida personal». Cristina Peña, rectora de Universidad Amerike

La educación hoy se encuentra en una época de disrupción y transición, por lo que entender las necesidades estudiantiles ha llevado a desarrollar encuestas como Question the Quo, realizada en junio de 2023, donde se analizaron las respuestas de estudiantes entre 14 y 18 años que forman parte de la Gen Z en torno a sus prioridades en educación y trabajo. En ella, se descubrió que esta generación busca que su universidad brinde conocimientos y habilidades prácticas que los encaminen a capacitarse mejor incluso después de graduarse. De hecho, se cuestionan si es necesario un título universitario para ser exitoso, ya que se muestran escépticos sobre el valor de un título universitario tradicional tras estudiar por cuatro años.
 
Además, el retorno de la inversión que hacen sus padres al brindarles una carrera universitaria, especialmente si deben invertir en educación privada o buscar un préstamo o financiamiento estudiantil, es otra de las motivaciones al elegir una carrera. Por ello, se inclinan por aquellas instituciones que, además de ofrecer un sistema tradicional, complementen su educación con cursos en línea, campamentos de entrenamiento y programas de aprendizaje.
Entre las habilidades que busca la Gen Z, se encuentra como prioridad el aprendizaje de habilidades para la vida, como conocimientos financieros, comunicación, resolución de problemas y comprensión de sus propias emociones. Además, valoran que su universidad les permita tener un acercamiento al mundo real a través de prácticas que los enfrenten a problemas laborales y a la resolución de los mismos.
 
La elección de una carrera por tema económico pasó a segundo plano; la Gen Z considera prioridad tener tiempo de calidad en su vida personal. De hecho, dos de los principales factores que influyen en su elección son el potencial de ingresos a largo plazo y la salud física y mental. Es decir, los jóvenes anhelan un trabajo significativo que deje espacio para el desarrollo personal y el ocio.
 
Además, al elegir una universidad, la Gen Z busca un sistema flexible y personalizado en su enfoque de aprendizaje; es decir, que les ofrezca una oportunidad real de empleabilidad.

Redacción
barbara.mundoplastico@gmail.com