Economía de las aplicaciones-La vida en torno a las apps

Por Mario A. Esparza, coordinador de Relaciones Públicas y Contenidos-GS1 México.

En palabras de Jacqueline Leo, editora en jefe de The Fiscal Times y ex vicepresidente del Reader’s Digest, “hay una aplicación móvil para casi cualquier cosa que quieras hacer, cualquier situación que te enfrentas”. Esta afirmación no está nada alejada de la realidad; buscar trabajo, realizar compras, hacer una reservación, jugar y atrapar un pokémon, editar videos y fotografías, tomar un taxi e informarse, así como postear, chatear y tuitear, entre otras actividades, se pueden realizar a un “touch” de distancia.

En un contexto de hiperconectividad, redes sociales y geolocalización, los consumidores se encuentran inmersos actualmente dentro de la “economía de las aplicaciones”, una tendencia en crecimiento donde el avance del software y el aumento del número de apps móviles están redefiniendo las reglas del negocio y cambiando los hábitos de consumo. Esto incluye la venta de aplicaciones, ingresos publicitarios o relaciones públicas generadas por apps gratuitas y los dispositivos de hardware en los que se ejecutan.

La consultora Gartner pronosticó que en 2017 se alcanzarían 270 mil millones de descargas de apps en el planeta. Además, el mercado mundial de aplicaciones móviles está valuado en 85 mil millones de dólares y genera un millón de empleos a escala global.

Ante este escenario, es sorprendente como la “app economy” ha transformado el sector de la movilidad. En sus inicios, las operadoras de telecomunicaciones fueron las primeras protagonistas, más tarde irrumpieron los dispositivos móviles y finalmente el negocio del futuro: aplicaciones y contenidos.

Sin importar si la compañía es del sector financiero, turismo, retail, transporte, tecnología, educación, o gobierno, los grandes jugadores tienen aplicaciones móviles. Facebook, Tinder, Uber, Airbnb, YouTube, Instagram, Netflix, Twitter, Spotify y WhatsApp son solo algunos ejemplos del poder de las apps y la poderosa actividad económica (empleos, inversiones e innovación) que generan a su alrededor.

Actualmente, las apps son la tarjeta de presentación de las organizaciones ante clientes actuales y potenciales usuarios, así como una prioridad en su agenda hacia la Transformación Digital y redefinir su modelo de negocio. Según datos de la consultora App Annie, se espera que para 2020 los ingresos por aplicaciones móviles alcancen los 189 mil millones de dólares, lo cual representa una gran oportunidad tanto para las empresas que las diseñan como para las plataformas que las distribuyen (App Store, Google Play, Microsoft Store, etc.).

Además, App Annie destaca que en promedio los consumidores móviles utilizan más de 30 aplicaciones al mes, por lo que entre un mar de apps, es clave posicionarlas correctamente en las tiendas para conseguir mayor activación y descargas, así como proveer una fácil e increíble experiencia de usuario.

Por otra parte, las organizaciones empiezan a desarrollar apps dirigidas a su capital humano, lo que ha provocado la evolución de la intranet para ciertos procesos de administración y comunicación interna hacia los dispositivos móviles (smartphones, wearables y tablets).

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. La consultora tecnológica Bluumi compartió que 4 de cada 5 aplicaciones acaban siendo borradas por falta de espacio, mala experiencia de usuario (UX) o porque no aportan valor a los usuarios; además, 95% de las apps son eliminadas a los 15 días. Esto se debe a 10 errores que cometen comúnmente las organizaciones al momento de desarrollar aplicaciones móviles:

  1. No satisfacer una necesidad.
  2. Fallas en el motor de búsqueda.
  3. Llegar a su objetivo en más de tres toques.
  4. Ocupar mucho espacio de memoria.
  5. Poca o nula personalización.
  6. Realizar micropagos a la hora de usar la app.
  7. Alto consumo de batería y ralentización del dispositivo.
  8. No garantizar la seguridad de la información.
  9. Mal servicio de atención al cliente.
  10. Exagerado envío de notificaciones.

Como dato curioso y a la vez alarmante, seis de cada 10 aplicaciones que existen en App Store nunca han sido descargadas, mientras que por cada aplicación exitosa como Waze o LinkedIn, hay decenas de miles que perecen con la misma velocidad y anonimato con que nacieron.

Para que no suceda esto, se recomienda al momento de desarrollar una app:

  1. Optimizar entrega de contenidos y visualización de imágenes.
  2. Administrar bases de datos y controlar sistemas de seguridad.
  3. Analizar datos para determinar las necesidades de los usuarios y diseñar para ellos.
  4. Conocer las plataformas móviles de las APIs.
  5. Crear una interfaz de usuario sencilla y amigable y sencilla.
  6. Brindar una fascinante experiencia de usuario.
  7. Realizar desarrollos multiplataforma.
  8. Estar atentos durante todo el ciclo de vida de la aplicación móvil (lanzamiento, crecimiento, cima, decaimiento y muerte).

Por otro lado, será clave elegir el nombre, identificar competidores, crear un icono, seleccionar categoría de la aplicación, redactar una buena descripción, agregar screen shots e invertir en marketing digital. En resumen, una aplicación debe ofrecer valor, información confiable y una satisfactoria UX.

Como ejemplo de la app economy, GS1 México desarrolló InfoCode, una aplicación móvil que usa el código de barras como llave de acceso a información confiable en la nube. Esta permite a las organizaciones cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas de información comercial, establecer un canal de comunicación directa con el consumidor, fortalecer la estrategia omnicanal de su marca, robustecer su estrategia de comunicación y reducir la inversión en plataformas digitales.

Datos de eMarketer señalan que México ocupa el segundo lugar en Latinoamérica respecto al uso de aplicaciones en dispositivos móviles, solo por detrás de Brasil, por lo que ya no hay vuelta atrás de las empresas mexicanas en su camino hacia la digitalización.

Y tú, ¿ya estás listo para integrarte y sacar provecho de la economía de las aplicaciones?

Desarrollo de la industria del calzado dentro de la oleada 4.0

La moda es uno de los temas más relevantes para cualquier sociedad; seas un fashionista u omitas estar en tendencia, es complicado concebir el  hecho de salir a la calle sin ropa o peor aún, sin zapatos. Lo evidente es que siempre elegimos el calzado acorde a nuestra forma de vida y gustos: oxford, monk, tenis, botas, siempre tenemos un tipo preferido.

El tema es tan trascendente que de acuerdo con la Cámara Industrial del Calzado de Jalisco, los mexicanos consumen alrededor de 300 millones de pares de zapatos al año y el 83% de ellos son producidos en el país, la cuestión es: ¿cómo hacen los productores y los proveedores de calzado para satisfacer las necesidades del consumidor?, ¿Cómo planear qué tipo de zapatos serán los más demandados? ¿Cómo establecer procesos para contar con la materia prima en tiempo y forma?, y una vez superado esto, ¿cómo sobrevivimos con los saldos o mejor aún, cómo los evitamos?

El reto para los productores mexicanos de calzado consiste en determinar las tendencias a las que se deben sumar por temporada y las proyecciones de ventas de cada tipo de calzado, así la compra de materiales y la producción será la adecuada. Ante esto, la necesidad de que dicha industria se sume como muchas otras del sector manufacturero; a la revolución 4.0 para digitalizar sus procesos e información, y que la tecnología ayude a generar estadísticas y proyecciones básicas.

“Las firmas dedicadas a la digitalización y procesamiento de información representan a un aliado muy valioso para la industria del calzado, ya que pueden prever la demanda y tendencias de compras para que el desarrollo de dichas manufactureras se dé exponencialmente”, comenta Andrés Martínez, gerente de Mercadotecnia de Intelisis.

La búsqueda por globalizar el producto y aumentar las exportaciones debe ser la prioridad para las empresas, “México tiene todo el potencial para estar dentro de los primeros lugares en exportación de calzado y si los productores caen en cuenta de la oportunidad que les brinda el introducirse a la revolución 4.0 y lo hacen, se encontrarán con un aumento en ventas y producción que les garantizará el éxito”, continúa el ejecutivo.

Actualmente Guanajuato es uno de los principales productores de zapato y exporta sus productos a 45 países* dentro de los cuales se encuentran: Estados Unidos, Canadá, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Puerto Rico, Honduras, Guatemala, Colombia, España, Japón, Perú, Alemania, entre otros.

Otra ventaja de la incorporación de tecnologías dentro del mundo del calzado es que, al procesar la información se mejoran los procesos, es decir, brinda al personal de todas las áreas, información útil que los ayudarán dentro de la planeación y que les permite concentrarse en sus objetivos.

“La industria del calzado es una mina de oro dentro de la sociedad mexicana, para que su crecimiento siga, los empresarios deberán ser parte de esta cuarta oleada de avances tecnológicos y que estén conscientes de que los avances y las actualizaciones que estén por venir serán un factor importante para su desarrollo, por lo que deben de estar al día y mantenerse en constante capacitación para no quedarse atrás”, finalizó el directivo.

El calzado es un básico en la vida cotidiana y un negocio muy fructífero, con un futuro prometedor, sumarse a los avances tecnológicos será ideal para que el país se convierta en uno de los principales exportadores en el mundo, lo que ayudará a la economía del país y de los empresarios del sector.

Acuerdo Trilateral de Norteamérica ofrece certeza jurídica a inversiones en investigación farmacéutica

Para la industria farmacéutica de innovación el acuerdo logrado entre México, Estados Unidos y Canadá representa la oportunidad de garantizar reglas claras y certeza jurídica para las inversiones en investigación farmacéutica en el país y abona a que este sector —declarado estratégico a mediados de este año por la Secretaría de Economía— siga contribuyendo al desarrollo económico, social y de salud de México.

“El resultado de estos meses de negociación en términos de protección de datos clínicos ofrece una certeza jurídica que fomentará mayores inversiones por parte de la industria farmaceútica. Sin esa certeza se rompe el círculo virtuoso “inversión – innovación” que, sin duda, trasciende en beneficio del paciente, de la comunidad y del país” declaró Cristóbal Thompson, director ejecutivo de AMIIF.

Hace 26 años, cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), la protección de datos clínicos estaba contemplada solo para medicamentos de síntesis química, en parte porque en ese entonces el desarrollo de medicamentos biotecnológicos era incipiente. Ante el rápido avance médico-científico, la protección de datos clínicos de medicamentos biotecnológicos fue estableciéndose a través de sentencias y criterios judiciales basados en la interpretación del TLCAN y otros tratados comerciales.

La modernización del Acuerdo Estados Unidos, México y Canadá clarifica la figura de protección de datos clínicos, su objeto y la temporalidad de su vigencia (diez años para medicamentos biotecnológicos). Vale la pena recordar que “la protección empieza después de que se otorga el registro sanitario y no es ni una extensión de la patente, ni un derecho exclusivo, pues cada compañía puede hacer sus propios estudios clínicos”, puntualizó Thompson.

La Ley de la Propiedad Industrial mexicana, como también sucede en el derecho internacional, reconoce que la vigencia de una patente es de 20 años improrrogables. Esto no se modificó en la modernización del acuerdo comercial entre EUA, México y Canadá.

La generación de datos preclínicos y de ensayos clínicos requiere un tiempo, esfuerzo y gasto considerable, y comienza cuando se identifica un compuesto como posible medicamento. Las autoridades utilizan toda esa información para evaluar la calidad, eficacia y seguridad del producto antes de que un tratamiento sea aprobado para su uso en pacientes. Incluso después de la comercialización, los estudios clínicos y la farmacovigilancia continúan. Y, se estima que la acumulación y compilación de datos clínicos incluidos en el dossier de un nuevo medicamento que se somete ante las autoridades, representa hasta el 60% del costo total de la investigación y desarrollo del mismo.

Investigar y desarrollar un nuevo medicamento es complejo; por cada 10 mil compuestos —sobre los que se desarrollan estudios clínicos—, solo uno es aprobado y comercializado. Y estos desarrollos, en los que se arriesgan inversiones que rondan los 1.2 mil millones de dólares, toman entre diez y quince años.

Tecnologías en plantas de proceso, la vida común y automatizada

Como piedra angular clave de su Estrategia 2025, Škoda Auto avanza firme en la digitalización de su proceso de producción. Actualmente, el fabricante checo utiliza un robot de transporte autodidacta y totalmente autónomo de Omron en la planta de componentes de Vrchlabí. Este robot es capaz de reconocer obstáculos a lo largo de su recorrido a través de la planta y de incorporar información adicional del entorno a la hora de planificar su ruta. Si es necesario, cambia su trayecto para llegar siempre a su destino lo más rápido posible. Así, contribuye a mejorar aún más la seguridad laboral y la eficiencia de los procesos de transporte de la planta.

Un robot autónomo contribuye a la mejora continua de la seguridad laboral y ayuda a minimizar los riesgos laborales en la planta de Vrchlabí. Reconoce vehículos en movimiento y obstáculos inmóviles, así como personas que se cruzan en su camino.

“Usar el primer robot totalmente autónomo de Škoda Auto en la planta de Vrchlabí ha sido una decisión tomada a conciencia. Con ello, subrayamos una vez más la importancia primordial de la planta como enclave tecnológico ultramoderno”, explicó el responsable de Producción y Logística del Comité Ejecutivo de Škoda Auto, Michael Oeljeklaus. “Con el nuevo sistema de transporte, seguimos introduciendo de forma coherente innovaciones tecnológicas de la Industria 4.0 en nuestras plantas”.

En un viaje, el robot de transporte LD puede cargar hasta 130 kg de peso y elegir el mejor camino de forma totalmente autónoma. Al contrario que los sistemas de transporte automatizados tradicionales, no requiere guías de carril en forma de bucles de inducción, tiras magnéticas o reflectores. Para que se aprenda el trayecto, basta con guiar el vehículo una vez entre las estaciones desde una tableta o un joystick. Así va asimilando por su cuenta el entorno y cualquier cambio a su alrededor y adapta su ruta si es necesario.

El robot puede moverse por su entorno gracias a una sofisticada tecnología de última generación: mediante sensores y láseres, reconoce vehículos en movimiento y obstáculos inmóviles, así como personas que se cruzan en su camino. El sistema de control calcula la velocidad de aproximación y detecta cualquier colisión inminente. En ese caso, el robot se detiene solo o lleva a cabo una acción evasiva. 

A diferencia de otros sistemas usados en Škoda Auto, reajusta inmediatamente su ruta basándose en la información que recibe de lo que le rodea, sin tener que detenerse mientras lo hace. Si el robot totalmente autónomo detecta que se va a encontrar obstáculos de manera habitual en un punto específico de su trayecto, cambia su ruta de forma permanente. Si es necesario, su alimentación eléctrica le permite llegar a todos los destinos de la planta de Vrchlabí, que tiene una superficie de 16 mil metros cuadrados.

El robot realiza 120 trayectos diarios y cubre una distancia total de 35 kilómetros en su recorrido entre el centro de medición mecánica y las máquinas de transformación. Las fases de pruebas y piloto ya se han completado y desde junio de 2018 el robot se usa con regularidad en la fábrica.

El incremento de las cifras de producción en Škoda Auto se traduce en un aumento de la capacidad utilizada de las plantas y más tráfico en las áreas de producción. El robot autónomo contribuye a la mejora continua de la seguridad laboral en Vrchlabí y ayuda a minimizar los riesgos laborales.

En la producción, recurre sistemáticamente a la tecnología de la Industria 4.0, como los robots cooperativos. Estos se usan en la producción de transmisiones automáticas en la planta de Vrchlabí y ayudan a los trabajadores en una de las tareas más delicadas: insertar el pistón de accionamiento de la marcha. Un robot manipulador también suministra piezas a decenas de máquinas y devuelve los contenedores vacíos al almacén. El extenso sistema de TI de «fábrica transparente» también forma parte de las operaciones.

La empresa definió la digitalización de productos y procesos como una de las piedras angulares de su Estrategia 2025. Otras áreas principales son la electrificación de la gama de modelos de Škoda, la conquista de nuevos mercados y la expansión de la marca hacia nuevas áreas de negocio relacionadas con la fabricación tradicional de vehículos a través de la incorporación de diversos servicios de movilidad.

Transformando las cadenas productivas con tecnología inteligente

Por Rubén Belluomo, gerente comercial de Infor para el Cono Sur

Seguramente ya has escuchado o leído sobre las predicciones que afirman que sistemas, productos, y maquinaria inteligente conectada transformará el mercado. La tecnología basada en sensores promete lograr el uso de miles de datos contextuales en una enorme variedad de aplicaciones, desde el análisis predictivo al mantenimiento automático de maquinaria. Estos beneficios generan mucho entusiasmo. Pero, más allá de la novedad, la tecnología inteligente se ocupa de temas fundamentales de las empresas como la productividad, la eficiencia y el servicio al cliente.

Las iniciativas de tecnología digital y del Internet de las Cosas (IoT) frecuentemente ponen el foco en sectores donde el retorno de la inversión es vago y no es fácil de definir. Las empresas deberían considerar también la aplicación más básica, ya que esta brinda un retorno de la inversión más rápido y será la base para un esfuerzo mayor a largo plazo. Los beneficios pueden seguirse a través de las etapas de transformación, lo que ayuda a contar con una visión positiva del proyecto.

Respuestas y percepciones

El aumento de la productividad es uno de los beneficios más fáciles de lograr con los proyectos del IoT. El aumento de la productividad de la mano de obra puede ser tan simple como permitir a los trabajadores contar con un fácil acceso a los datos de manera que puedan tomar decisiones bien informadas basándose en datos en tiempo real, no en estimados u hojas de cálculo con varios días de antigüedad. Los gerentes pueden ser estratégicos. Los usuarios de primera línea pueden ser eficientes. Los distintos departamentos pueden ver como su rol impacta en la rentabilidad. Cuando las máquinas, departamentos, sistemas, colegas, terceros y proveedores están todos conectados, el personal puede tener una imagen total más completa y luego ver los detalles de algún incidente en particular.

El equipo funcionando

Los procesos en el piso de planta también pueden optimizarse por medio de tecnología inteligente. Sensores embebidos en la maquinaria del piso de planta permite al equipo de Mantenimiento monitorear el estado de las máquinas y automatizar el mantenimiento preventivo. Por ejemplo, los sensores pueden setearse para monitorear condiciones como temperatura, vibración y presión, que son las primeras señales de algún problema. Si se alcanzan los puntos establecidos las alertas pueden enviarse al equipo de mantenimiento para su intervención. La pronta intervención seguramente evitará tiempo de paradas inesperados. 

Mantenimiento del inventario

Capturar, monitorear y analizar los datos sobre el mantenimiento y las reparaciones ayudará a las empresas especialmente de manufactura a predecir exactamente qué repuestos son necesarios, cuándo y dónde. Esta predicción precisa evita la redundancia en el inventario, ahorrando fondos. En los sectores donde los componentes son caros, los ahorros son fundamentales, poder eliminar el inventario “por si acaso” libera el capital para otras inversiones.

Seguimiento de la ubicación

El uso de sensores y el seguimiento por GPS en el almacén con equipo de manejo de materiales y flotas de vehículos brinda un rápido ROI. Saber exactamente donde se encuentran físicamente los productos y los vehículos, y hasta las personas, es un enorme beneficio, que logra ahorros rápidamente. El inventario será mucho más preciso. La exactitud de los envíos también mejorará. La capacidad de ubicar y seguir a los vehículos y camiones ayuda al armado de ruta de los despachos y a predecir el horario de entrega. Los datos confiables eliminan las discrepancias y mejoran la productividad.

Las tecnologías inteligentes brindan muchos beneficios, que incluyen conceptos innovadores a largo plazo. Varias de las mejoras logran optimizar la productividad y la eficiencia permitiendo un ROI más rápido y refuerzan el valor práctico. Los éxitos a corto plazo podrán ser la base para mayores inversiones desarrollando una base fuerte para las mejoras de las operaciones.

 

El dilema de las fábricas inteligentes: el humano y la máquina

Por Esben Østergaard, CTO y cofundador de Universal Robots

De acuerdo con un estudio desarrollado por Gartner, pronostica que las máquinas inteligentes superarán a los empleados en las empresas de rápido crecimiento a lo largo de 2019. Cabe destacar que este crecimiento de máquinas inteligentes y robótica ha sido impulsado por el inicio de la cuarta revolución industrial o Industria 4.0, que se refiere a el concepto de un entorno de trabajo sin hombres.

Sin embargo, a medida que más empresas se dirigen hacia la plena implementación de la Industria 4.0, el pensamiento sobre si los humanos necesitan ser sustituidos por robots en toda la fábrica se está convirtiendo en un punto clave.

Ciertamente, con la introducción de nuevas tecnologías como robots colaborativos, muchos líderes de la industria ahora están explorando cómo los humanos y los robots pueden trabajar mejor juntos para mejorar la innovación y la productividad en lugar de mantener una visión limitada de que la automatización debe reemplazar a los humanos. La idea es que el hombre y la máquina son mejores que tenerlos aislados uno del otro.

¿Automatizar o no automatizar? Consideraciones para agregar robots a tu negocio

La automatización de tareas puede beneficiar a todas las industrias y negocios de todos los tamaños. Hay muchas oportunidades para reducir costos, mejorar el rendimiento comercial, optimizar la producción, aumentar la calidad e impulsar los ingresos a través de la automatización. De acuerdo con la Federación Internacional de Robótica (IFR), alrededor de 1.3 millones de robots industriales entrarán en servicio en fábricas de todo el mundo en los próximos años.

Sin embargo, al explorar si automatizar o no algunos procesos típicamente humanos con robots, las organizaciones deberían considerar una amplia gama de factores, por ejemplo, si los robots pueden reducir la brecha de habilidades o mejorar la seguridad de los empleados humanos asumiendo tareas peligrosas.

Por ejemplo, un estudio desarrollado por Deloitte sobre la brecha de habilidades en la manufactura en Latinoamérica revela que en la próxima década existirán 3.4 millones de empleos con solo 1.4 millones de trabajadores calificados para llenarlos. Los robots son ideales para muchas de estas posiciones y los robots colaborativos o cobots pueden trabajar codo con codo con los trabajadores humanos asumiendo puestos de trabajo rutinarios, repetitivos y peligrosos para que los trabajadores humanos puedan acceder a puestos de mayor valor. De hecho, de acuerdo con la firma de investigación Forrester, para el año 2019, 25 por ciento de todas las tareas se destinarán a software, robots físicos, automatización y autoservicio para clientes.

Los beneficios de los robots colaborativos

Debido a su naturaleza flexible y su capacidad para trabajar con personas, los cobots están innovando todo tipo de tareas e industrias. Desde medio ambientales y médicas, de alimentos y bebidas, moda y entretenimiento, los cobots pueden complementar los entornos de trabajo de los humanos y actuar como una herramienta de trabajo para ellos. El resultado es que el hombre y la máquina respectivamente hacen lo que mejor pueden hacer. Las debilidades de uno son compensadas por las fortalezas del otro. Por ejemplo, cuando los robots livianos asumen tareas repetitivas o ergonómicamente desfavorables, las enfermedades relacionadas con el trabajo disminuyen y el lugar de trabajo se vuelve más seguro.

¿Cobots como creadores de empleo?

La robótica en el lugar de trabajo ha sido retratada durante mucho tiempo como una alternativa de empleo al reemplazar al personal de las fábricas. Sin embargo, la creencia de que los robots “roban” puestos de trabajo se basa en la idea equivocada de que todos los robots industriales se pueden ver de la misma manera y desempeñan la misma función. En realidad, los robots industriales varían mucho. Los cobots son totalmente diferentes a los robots industriales tradicionales que deben mantenerse detrás de perímetros de seguridad para evitar el contacto con los humanos. De hecho, los cobots se desarrollaron con la intención de combinar las habilidades del hombre y la máquina.

Sorprendentemente, los cobots están jugando el papel de creadores de empleos. Solo en la industria alimentaria, se espera que los robots creen entre 70,000 y 90,000 empleos en todo el mundo entre 2017 y 2020. [5] Los cobots en comparación con otros robots industriales pueden aumentar las oportunidades de empleo dentro de las empresas ya que pueden aumentar la productividad y fomentar habilidades mejoradas. En lugar de reemplazar a sus homólogos humanos, estos dispositivos funcionan junto con las personas en las tareas de fabricación y procesamiento.

Aunque pronto se espera que la visión de la “fábrica inteligente” se implemente plenamente, mediante la cual los humanos trabajan con robots para comunicarse y cooperar a través del Internet de las Cosas y del Internet de los Servicios: cómo se puede lograr y cuánto tiempo tomará debe evaluarse cuidadosamente en función de las necesidades comerciales individuales y, en particular, de los requisitos del personal. Esto finalmente asegurará que se pueda lograr un mejor rendimiento en toda la organización, mientras que los trabajadores pueden ser más productivos.

La importancia del vínculo entre la academia y la industria

Por Juan Manuel Terrazas, director del Centro de Excelencia en Innovación y Diseño de CETYS Universidad.

Actualmente, la industria manufacturera de México se enfrenta a una nueva revolución industrial, que necesita de talento calificado para impulsar la innovación y el desarrollo de tecnología.  En ese sentido, las instituciones de educación superior tienen un rol crucial: crear los vínculos pertinentes para lograr la capacitación de la fuerza de trabajo, egresar profesionistas que respondan a las demandas de la industria, y generar un ecosistema que fomente la creación de nuevos proyectos.

Más allá de la vinculación a través de prácticas profesionales, es importante crear Comunidades de Aprendizaje de Ingeniería, conformadas por estudiantes, profesores e investigadores, que contribuyan con sus recursos, conocimientos y capacidades al servicio de industria y empresas, con el propósito de generar soluciones y avances que aporten a la mejora continua, innovación y crecimiento.

La colaboración global es imprescindible, y los gobiernos, las empresas e incluso las instituciones académicas deben ir construyendo puentes profesionales para escalar hacia el futuro, brindando asesoría y capacitación para impulsar el desarrollo de tecnología que satisface las necesidades del sector productivo.

En esta nueva era, es necesario que las universidades amplíen sus redes de colaboración, construyendo una red global y trabajando bajo un esquema de cuádruple hélice, para identificar y atender las competencias que deberán tener los profesionistas del futuro, así como para crear ecosistemas que nos permitan ser competitivos en el escenario internacional.

La vinculación y el ingeniero del futuro

Estudios señalan que muchos trabajos que existen hoy no estarán disponibles para el año 2050, y no se sabe qué carreras perdurarán. En un mundo acelerado y en constante cambio, estar en contacto continuo con la industria permite identificar las competencias clave para el éxito, más allá de las habilidades específicas necesarias para el entorno actual. 

Es por esto que las universidades deben fomentar el vínculo con la industria, acercando a los alumnos a la creación de nuevos productos junto con compañías manufactureras internacionales; resolviendo problemas y situaciones reales que los ayudarán a ser competitivos cuando sea su turno de ejercer como profesionistas o emprendedores.

Por otro lado, la colaboración global enseña a los estudiantes la base de cómo aprender y desarrollar habilidades sociales y prácticas esenciales para triunfar en este ámbito que cambia rápidamente.

Cetys Universidad, estratégicamente ubicada en la región CaliBaja, en la frontera entre México y Estados Unidos, es una de las instituciones educativas que está trabajando en la colaboración continua con industrias manufactureras y en la construcción de relaciones globales tanto desde el punto de vista educativo, como industrial. 

En la actualidad, más de 400 mil personas tan solo en la región trabajan en la fabricación; en 2016, se crearon 55 mil nuevos empleos. Estos pueden ser indicios de un futuro prometedor para el país. Sin embargo, las oportunidades continúan evolucionando en la integración de cadenas de suministro regionales, ingeniería y diseño, proceso comercial, comercialización, industrias creativas, cleantech, bluetech (marítimo) y sistemas no tripulados.

Además de formar profesionistas especializados, por más de 35 años, Cetys ha impulsado activamente el desarrollo de numerosos proyectos en conjunto con la industria a lo largo del Estado de Baja California. Uno de los proyectos de esa época se dio a principios de los 90, cuando en colaboración con expertos de Arizona State University, se definieron e implementaron cambios que le permitieron a Kenworth Mexicana aumentar su capacidad de producción de 8 a 40 unidades al día.

A través del recién inaugurado edificio del Centro de Excelencia en Innovación y Diseño (CEID), acerca a  las organizaciones y a  la comunidad al área académica, resolviendo problemas, mejorando procesos, desarrollando investigación aplicada y tecnología. Conecta a los estudiantes con universidades y corporaciones internacionales para que puedan establecer relaciones con comunidades y países fuera de Baja California y México, y desarrollar una perspectiva global de los negocios. 

Estas mismas relaciones, acercan el talento internacional de Cátedras Distinguidas al sector productivo mexicano, brindando espacios para consultorías y desarrollo de investigación.

Corrigiendo el devenir de maquinaria en México, sobrecapacidad y realidad industrial

Por César Rodríguez Gabilondo, CEO & fundador de MachinePoint Consultants.

Euromap y Eurostat  informan de un crecimiento de la producción de maquinaria del 7% en 2017. Para el primer semestre de 2018, VDMA presenta un aumento continuo de la producción y comercialización de maquinaria y equipos industriales alemanes del 4%. En los últimos 8 años la producción de maquinaria ha crecido un 26% frente al 6% de crecimiento de los bienes manufacturados no duraderos en Europa. 

Muchas de las máquinas encargadas a finales de 2017 y durante la primera mitad de 2018 se instalarán pronto, completando así un aumento significativo de la capacidad de producción en todo el mundo. Sin embargo, en 2017 se ha estancado la producción de productos plásticos de los 19 países de la UE, con incrementos de solo un 0,57%. Los gobiernos europeos bien intencionados siguen aplicando políticas de estímulo fiscal para aumentar la productividad y la competitividad de los precios de sus industrias. 

Así, el gobierno italiano siguió ofreciendo a los fabricantes italianos un estímulo fiscal de tres años con su “superamortización” de las inversiones en bienes de equipo; el gobierno húngaro ofreció subvenciones a las inversiones en bienes de equipo. Noruega es otro ejemplo en el que la producción de maquinaria del año pasado creció un 100% más que la producción manufacturera. Sin embargo, este estímulo puede generar grandes desequilibrios en el mercado. Por ejemplo, los países del G20 acordaron el pasado mes de noviembre que las subvenciones industriales deberían eliminarse para corregir la sobrecapacidad industrial del mercado siderúrgico con un enorme excedente chino, y la industria de los plásticos o de las bebidas sufre la misma sobrecapacidad.

Este superávit industrial irracional ha venido impulsando la producción global de bienes de consumo no duradero y es en parte responsable de la baja inflación a escala mundial. Los fabricantes de máquinas nuevas han estado viviendo en el mejor ambiente posible desde 2010. Al igual que después del período exuberante de 1998 a 2008, se espera una importante corrección.

Después de analizar las estadísticas de producción y fabricación de maquinaria y los precios internacionales de los bonos en los últimos 30 años, espero que 2019-2020 traiga una corrección del 10% en la industria de la maquinaria. La demanda disminuirá, los precios de la maquinaria nueva y usada caerán y se corregirá la excesiva capacidad de producción.

La crisis de 1992-93 se desencadenó por el fracaso del Sistema Monetario Europeo (SME) – UEM después de Maastricht en 1991. La crisis de 2001 fue consecuencia del miedo al efecto 2000, de la quiebra de las punto com, de los altos tipos de interés y de los atentados del 11 de septiembre. Todo esto generó una contracción de la economía. La crisis financiera del 2007-2008 se inició con la crisis de las hipotecas subprime, que se convirtió en una verdadera crisis bancaria, con la restricción del crédito, la caída de Lehman Brothers, etc. Las crisis de 1992 y la de 2001 golpearon a la industria de la maquinaria con una contracción del 11% en cada caso. La crisis de 2008 produjo una contracción del 25%.

Es posible que me equivoque, pero la crisis de 2019-20 de la industria de la maquinaria se podría desencadenar como consecuencia de una contracción de la demanda del 2-3% de los productos industriales a fruto de una combinación de riesgos globales asociados a guerras comerciales, a la crisis sin acuerdo Brexit, a la crisis del euro italiano, a la crisis de los inmigrantes, la caída de los mercados emergentes (como está sucediendo con la lira turca) o al aumento de los precios del petróleo debido a las nuevas sanciones al petróleo y a la economía iraníes.

Las consecuencias de la sobrecapacidad se sintieron por la industria en 2008 de forma particularmente dolorosa y tardaron algunos años en superarse. La situación económica actual no es tan exuberante como lo fue en 2006, pero si las empresas industriales quisieran aprender del pasado, deberían reducir el exceso de capacidad antes de que el mercado de maquinaria usada se saturara. 

MachinePoint compra, vende y reubica maquinaria industrial usada en los mercados de plásticos y bebidas. 20 años de existencia nos permiten canalizar el exceso de oferta de forma eficiente y fiable. Los vendedores interesados en reducir la capacidad industrial necesitan experiencia, conocimiento del mercado y un socio fiable. Empresas en crecimiento en India, China, África o Latinoamérica utilizan a MachinePoint para invertir de la manera más inteligente y fiable. No compramos y almacenamos, sino que revendemos ofreciendo la garantía de mostrar la mayoría de las máquinas en funcionamiento en el lugar donde fueron operadas y mantenidas. Esta garantía ha sido probada una y otra vez por empresas grandes y pequeñas que se han convertido en clientes fieles.

Nuestra presencia internacional se ve reforzada por cientos de profesionales industriales que colaboran en la venta o búsqueda de maquinaria usada. En tiempos de exceso de maquinaria, nuestra presencia en Internet y nuestra extensa y especializada red de ventas son claves para reubicar el exceso de maquinaria en nichos de mercado. Las buenas marcas de maquinaria se venden más rápido que las malas, que en algunos casos se desechan. 

Los precios tienden a bajar cuando hay un exceso de maquinaria en el mercado, si el revendedor no es un experto industrial. Una oferta excesiva no tiene por qué significar precios más bajos, sino una mejor combinación al precio correcto cuando se estimula una demanda suficiente. En cualquier caso, mientras el mercado de maquinaria nueva se contrae, el mercado de maquinaria usada crece y se vuelve más interesante para compradores y vendedores.

Baterias compartidas de motocicletas, el brinco de Honda y Panasonic

Las empresas anunciaron planes para llevar a cabo un experimento de investigación en Indonesia, de baterías compartidas usando el Mobile Power Pack de Honda (paquete de baterías móvil) de baterías desmontables con productos de movilidad eléctrica, incluyendo motocicletas eléctricas impulsadas por el Mobile Power Pack. Las dos empresas están planeando comenzar el experimento en diciembre de 2018 y será conducido como uno de los proyectos subsidiados por la organización japonesa New Energy and Industrial Technology Develpment (NEDO) bajo el tema de un “experimento de investigación de baterías móviles compartidas como recursos de energía distribuidos”.

Siendo el tercer mercado de motos más grande del mundo, Indonesia enfrenta un problema de contaminación del aire asociado con el incremento del volumen de tráfico. Para enfrentarlo, el gobierno de Indonesia anunció una política para facilitar el uso generalizado de productos de movilidad eléctricos.

Aunque son responsables con el ambiente, los productos de movilidad eléctrica tienen algunos problemas que deben resolverse, incluyendo el rango y tiempo de recarga. El Mobile Power Pack y los productos de movilidad impulsados por este, ayudarán a resolver dichos problemas e impulsarán el uso generalizado de productos de movilidad eléctrica.

Para este experimento de investigación, las dos empresas instalarán estaciones de carga en varias docenas de lugares, que recargarán múltiples unidades del Mobile Power Pack simultáneamente y tendrán disponibles paquetes cargados para los usuarios en todo momento. Los usuarios de productos de movilidad eléctrica que tengan un nivel bajo de carga de bate ría pueden detenerse en la estación más cercada e intercambiar su Mobile Power Pack por uno completamente cargado y regresar al camino.

Para cumplir con los requisitos para llevar a cabo este experimento, Honda, Panasonic y Pacific Consultants Co., Ltd., firmaron un acuerdo para establecer una empresa conjunta en Jakarta, Indonesia (denominado Pt. HPP Energy Indonesia) para conducir el experimento de investigación.

Honda vende más de 20 millones de productos de movilidad (motocicletas y automóviles) anualmente alrededor del mundo y tiene una sólida trayectoria de desarrollar productos de movilidad eléctrica responsables con el ambiente. Panasonic tiene considerable experiencia en el desarrollo de baterías para automóviles de alta eficiencia y calidad. 

Las dos empresas conducirán este experimento de investigación utilizando el conocimiento de cada compañía ha amasado hasta la fecha, así como las estaciones de carga, el Mobile Power Pack y el sistema ITC que tendrá un control centralizado sobre el status operacional del Mobile Power Pack, que fue desarrollado en conjunto por ambas empresas. Pacific Consultants será responsable por los arreglos generales del experimento incluyendo encuestas en sitio y coordinación con empresas locales.

El experimento se llevará a cabo en las ciudades de Bandung, en la Provincia Java Oeste; Denpasar y el subdistrito de Badung Regency en la provincia de Bali.

Industrias del futuro, Universal Robots apuesta por los cobots

Por Esben Østergaard, CTO y cofundador de Universal Robots

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por World Market Research Inc., se pronostica que las ventas mundiales de robots colaborativos alcanzarán un valor de $12 mil millones de dólares en 2018. Los robots de colaboración (cobots) pronto impulsarán el mercado de la automatización a medida que más empresas de todos los tamaños y dentro de una amplia gama de industrias adopten esta tecnología.

Desde que Universal Robots vendió su primer cobot en 2008, la compañía ha crecido exponencialmente año tras año y hasta la fecha ha vendido más de 17 mil brazos robóticos en todo el mundo.

El crecimiento en el mercado de las plataformas está alimentado no solo por el hecho de que son baratos y fáciles de instalar y operar, sino también porque ofrecen una serie de beneficios clave, tales como:

Productividad

Diferentes investigaciones han demostrado que la colaboración entre un operador humano y un robot es un 85% más productiva que si ambos trabajaran de forma independiente. Y este incremento en la productividad se puede lograr casi desde el primer día. Con 15 funciones de seguridad incorporadas, se puede configurar un cobot de Universal Robots y trabajar de forma segura lado a lado con los operadores humanos (sujeto a evaluación de riesgos) para aumentar la producción en promedio en solo medio día.

Beneficios para el empleo

Diseñados para llevar a cabo tareas tediosas, repetitivas e inductoras de tensión, los cobots mejoran el entorno de trabajo de los empleados al reducir su exposición a los trastornos musculoesqueléticos y los riesgos potenciales en el lugar de trabajo. Esto a su vez equivale a menos días de trabajo perdidos para la empresa y hasta una reducción del 85% en el tiempo de inactividad del personal.

Rentabilidad

Los cobots se pueden reprogramar rápida y fácilmente para alternar entre las diferentes tareas en un proceso de fabricación y reducir significativamente el tiempo de inactividad de la producción, lo que aumenta la rentabilidad general.

Como ejemplo, el productor sueco de alimentos Atria logró reducir los tiempos de transición al cambiar entre dos productos diferentes de embalaje de 6 horas a 20 minutos. Los cobots también ofrecen la precisión y fiabilidad necesarias para manipular materiales frágiles o peligrosos, para garantizar una calidad de producto constante y al mismo tiempo aumentar la producción. Otro ejemplo es Aurolab, un fabricante indio de lentes intraoculares y otros consumibles oftálmicos, que logró un aumento del 15% en la producción una vez que instaló cobots en su piso de producción.

Reducción de errores y desperdicios

La precisión y exactitud de los cobots también conduce a una disminución notable en el error humano y el desperdicio durante el proceso de fabricación. Incluso para tareas simples y repetitivas, existe la posibilidad de que los humanos cometamos un error. Por lo tanto, la instalación de un cobot en puntos críticos del proceso puede reducir este riesgo relacionado con los humanos, optimizar el uso de materiales y evitar costosas retiradas del producto.